Colchones y descanso

Colchones y almohadas para el descanso


Para mantener el bienestar mental y físico es preciso descansar y dormir al menos durante ocho horas al día; pero para conseguir un sueño renovado, requiere entre otras cosas, el uso de algunos elementos como la almohada y el colchón. Por esto es esencial valorar estas piezas, elegir las que sean de excelente calidad y adaptadas a las necesidades de cada persona.
Se recomienda elegir almohadas adecuadas a los movimientos, posturas y morfología de la cabeza de cada individuo en particular; del mismo modo, el colchón debe ser firme y suave al mismo tiempo, sin desniveles que afecten al cuerpo.
Sigue leyendo, aquí exponemos aspectos relacionados a estos importantes elementos, de uso obligado en los hogares.


¿Qué es un colchón?


Un colchón es un elemento generalmente con forma rectangular, suave y flexible, colocado sobre un apoyo, que permite a las personas descansar y reclinarse sobre él.
En sus inicios los colchones se rellenaban con materiales orgánicos como hojas, lana y otros, pero atraían ácaros, pulgas y demás insectos. Posteriormente, se fabrican colchones de agua, de aire, de muelles, de espuma y de látex.
Hoy en día los colchones se colocan sobre un jergón o una cama y se cubren con una sábana para protegerlo de suciedad y daños.
El colchón es un elemento esencial que permite a las personas e incluso a algunos animales como mascotas, descansar cómodamente y dormir las horas aconsejadas, así como relajar músculos y liberar la presión corporal.
Cuando el cuerpo descansa correctamente sobre un buen colchón, se renuevan las energías y la espalda no sufre daños.
Al elegir un buen colchón ten presente aspectos como peso, estatura, posiciones adoptadas para dormir, temperatura del ambiente, entre otros.


¿Qué es una almohada y para qué sirve?


Llamada también cabecera, la almohada es una pieza suave, la mayoría de las veces de forma rectangular, sobre la que se apoya la cabeza para descansar o dormir. Se pone arriba del colchón en el extremo superior de la cama y se forra con fundas que hacen juego con las sábanas.
Además de ser apoyo, permite alinear columna, cuello y cabeza, consiguiendo una postura adecuada; afloja la nuca, disminuye tensiones musculares y contribuye a obtener un sueño reparador.
El tipo de almohada se debe escoger en base a la contextura de cada persona y a sus hábitos para dormir.


¿Por qué es necesaria la almohada para dormir?


La almohada contribuye con el descanso corporal, se adapta al cuerpo contribuyendo con la postura, relajando músculos, mejorando el paso del aire durante la respiración, con lo que se logra dormir plácidamente.
Si la almohada es muy baja, muy alta o muy aplanada, afectará el área cervical de la columna. Esta debe adecuarse al tamaño de la cabeza y permitir la alineación de columna y cuello, sin forzar posturas ni que se hunda la cabeza.


¿De qué materiales están elaborados los colchones y las almohadas?


Una almohada y un colchón adecuados que proporcionen confort, deben estar elaborados con materiales de buena calidad; tanto el relleno como su cobertor deben ser sedosos, suaves, cómodos y transpirables.
Los mejores materiales con los que se elaboran colchones y almohadas son: espuma, generalmente de poliuretano, plumón o pluma, látex, fibras sintéticas, algodón, lana y viscoelástica.


¿Cuáles son las medidas ideales de un colchón y de una almohada para el descanso?


En cuanto al tamaño, lo ideal sería que el ancho de la almohada sea mayor que el de los hombros del usuario y la altura varía de acuerdo a la postura del durmiente.

Así tenemos:

  • Boca abajo: elegir con altura de 10 cm. También para niños, aunque algunos recomiendan en estos casos, dormir sin almohadas.
  • Boca arriba: altura entre 12-13 cm, de mediana dureza y que no sea más alta que los hombros.
  • De lado: altura de almohada de 15 cm, para alinear columna, cuello y cabeza.


Por otro lado, hay algunas medidas estándares de almohadas como estas: 67, 70, 80 y 90 cm de largo. Sin embargo, su tamaño se elige en función del ancho de la cama; para camas individuales, el tamaño de almohada será entre 80 y 90 cm de largo y para las camas matrimoniales es variable.
Para la cama de 1.35 metros de ancho se recomiendan dos almohadas de 70 cm cada una y para la de 1.50 metros de ancho, dos almohadas de 75 cm de largo cada una.
Hay almohadas más grandes entre 135 y 150 cm pero son poco prácticas porque hay que compartirlas con otra persona, y los cambios de posición suelen causar molestias.
Con respecto a las medidas del colchón, el ancho mínimo para una cama individual debe ser de 105 cm y para las de matrimonio de 150 cm. Sin embargo, existen camas matrimoniales que miden 2 metros de ancho y requieren igualmente un colchón con esas medidas.
En cuanto al largo, el colchón debe tener 10 cm más que el de la persona más alta que lo usará.


Tipos de colchón


Se conocen varios tipos de colchones de acuerdo a sus materiales de fabricación y a sus funciones. Algunos son:


De muelles ensacados


En estos colchones cada muelle está colocado de forma individual en una capa de tela, lo que hace posible la soltura en los movimientos.
Es recomendado para matrimonios donde hay notables diferencias de peso entre las dos personas. Sobre la armadura de los muelles es común poner algunas capas de viscoelástica o de espuma tipo HR, para dar mayor comodidad. Permite transpirar.


De muelle Bonell


Permite la transpiración, es tradicional y el más económico. En su elaboración se emplean capas con diferentes materiales que otorgan comodidad.
De espuma HR (High Resilience)
Tiene en su núcleo una sección de espuma de célula abierta, que lo hace adaptarse y proporcionar confort suave, medio o firme. Adicionalmente se le puede incorporar al núcleo tejidos acolchados.


De látex


El látex se obtiene de una resina presente en un árbol tropical; es natural y elástico. Sin embargo, el látex puede ser sintético. Por otro lado, este material resulta pesado lo que hace engorroso voltear el colchón. A pesar de esto, se ajusta a la forma del cuerpo y ofrece mayor firmeza que la viscoelástica.


Viscoelástico


O memory foam, es un material que debe mezclarse con otro material como las espumas HR para que tengan buen soporte y firmeza. Se adapta al cuerpo y aminora la presión en áreas con mayor peso.


Tipos de almohada


Las almohadas se clasifican de acuerdo a: los materiales, necesidades ergonómicas, tamaño y firmeza. Aquí mencionamos lo concerniente a los materiales y condiciones ergonómicas.


Según los materiales

  • Fibras sintéticas. Para dormir boca abajo, por su flexibilidad y suavidad. Es ideal para niños. Adecúan el cuello a la misma altura que la espalda.
  • Pluma y plumón. Parecidas a las anteriores, no son muy recomendadas porque producen alergias.
  • Viscoelásticas. Buena opción para dormir de lado. Se ajusta a la altura del cuello. Posee memory foam. No recomendadas para los inquietos.
  • Látex. Similares a las viscoelásticas, necesitan airearse y es un material pesado.

 

Según las condiciones ergonómicas

  • Tradicional. Es una almohada común, larga y estrecha. Preferible para quienes duermen en cualquier postura.
  • Mariposa. Es angosta en el centro y ancha en los extremos. Perfecta para los que tienen dolores dorsales y cervicales.
  • Cervical. Recomendada para los que padecen de dolores fuertes en la cervical. Posee un área cóncava y dos convexas. Vienen en diferentes materiales, tamaños y formas. Permite sujetarse al cuello. Disminuyen la tensión muscular y molestias en las vértebras cervicales.
  • De agua. Para fisioterapia, usando el agua para establecer el soporte a la medida, adaptándose a la forma de la cabeza.
  • Frescas. Para personas que sudan bastante mientras duermen. Se rellenan con perlas absorbentes del calor dando frescura en la superficie de la almohada.
  • Oxigenantes. Los tejidos usados permiten mejorar la circulación y aumentar la oxigenación sanguínea durante el sueño.
  • Para embarazadas. Diseñadas para las gestantes cuando dormir ya les resulta incómodo por el tamaño del feto.


Razones por las cuales elegir un buen colchón y almohada


Existen varias razones por las cuales debemos escoger almohadas y colchones de calidad; aquí mencionamos algunas:

  • La comodidad, ya que con elementos de este tipo incómodos, no podremos descansar ni dormir adecuadamente.
  • Previenen dolores musculares, contribuyendo con nuestro bienestar.
  • Ayudan al organismo a reponer energías y sentirse con más vitalidad.
  • Mejoran la circulación.
  • Permiten la transpiración, disminuyendo el calor corporal.
  • Evitan dolores de cabeza, cervicales y de espalda.
  • Mejoran la respiración, disminuyendo los ronquidos.
  • Contribuyen con tu presupuesto, pues al usar productos de excelente calidad, no tendrás que reemplazarlos frecuentemente, con lo que ahorras dinero.
  • Ayudan con la postura corporal, adaptándose a los movimientos corporales.


Estas y otras razones son válidas para adquirir colchones y almohadas de marcas reconocidas; hay muchas opciones en el mercado, busca los que se amolden a tus necesidades, gustos y presupuesto.
¡No pierdas el sueño! asegura tu descanso, buena salud y comodidad con productos duraderos y confortables que te proporcionen sueños felices y un alegre despertar.

 




Solicita
Info.
Solicita
Información
¿Cómo llegar?
¿Cómo llegar?