Sofás

Sofá: La pieza clave para darle vida a tu hogar

Uno de los muebles que no debe faltar en tu hogar es el sofá, ya que juega un papel fundamental tanto en su uso como en el campo decorativo.

Además, son tan versátiles que puedes utilizarlos casi en todas las áreas de tu casa, desde la sala hasta la terraza. Vienen en diferentes tamaños, diseños, precios y materiales de acuerdo a tus necesidades. Si piensas hacerte con un sofá, es bueno que sepas algunas cosas.

¿Qué es un sofá?

Un sofá es un mueble cuyo fin principal es servir de asiento a las personas. Son más amplios que una silla, vienen acolchados y diseñados en distintos tamaños de uno, dos, tres y hasta cuatro plazas.

Además de ser asiento, el sofá sirve para dormir, comer, descansar, recibir visitas, ver televisión, entre otros. Mayormente se ubican en la sala de estar o el salón de una casa.

¿De qué materiales está elaborado un sofá?

Tomando en consideración las partes de un sofá se consiguen diversos materiales; a saber:

  • Armazón o base: de madera maciza, tableros o metales.
  • Suspensión: colocadas sobre el armazón para prevenir hundimientos del sofá. Se elaboran con cinchas o muelles zigzag.
  • Cubierta: cubre el armazón tanto en el respaldo como en el asiento; generalmente están elaboradas con fibra siliconada espuma de poliuretano.
  • Respaldo y asiento: son los que establecen qué tipo de material de relleno llevará el sofá; puede ser de espuma ,fibras, plumas u otros materiales.
  • Patas: si misión es separar el mueble del suelo; suelen ser de plástico, metal o madera.
  • Tapicería: es el tejido , se utiliza para revestir el mueble, es la parte más visible del mueble y se consiguen varios tipos de materiales para tapicería de sofás:

Tela: pueden ser elaboradas a partir de hilos naturales o de hilos sintéticos. Entre los naturales destacan el algodón y la lana; en cuanto a los sintéticos, los más utilizados son lycra, poliéster, acrílico y otros.

Piel o cuero: de origen animal, vienen en varios tonos; en este grupo se ubica la polipiel, un cuero de tipo sintético que reemplaza muy bien al cuero. También es conocido con el nombre de cuerina.

Relleno: se consiguen varios tipos:

  • Espuma de poliuretano: llamada también goma espuma; es plástica, con una porosidad producto de incorporación de burbujas. Su calidad y duración dependerá de la densidad de la espuma y la cantidad de aire presente. Se recomienda usar goma espuma con densidad entre 30 y 35 kg.
  • Muelles en sacos: se colocan los muelles en sacos pequeños e independientes, para facilitar la comodidad del cuerpo con independencia de los asientos.
  • Acabados: capas de material colocado sobre el respaldo y el asiento, para proporcionar mayor confort. Entre ellas tenemos:

Fibra siliconada: constituida por hebras huecas y finas y por fibra siliconada, a las que se le agrega un compuesto sintético. Esta fibra proporciona calor sin producir sudoración.

Viscoelástica: Es una goma espuma capaz de adaptarse a la forma corporal, memorizando la forma; es decir, mantiene la forma por algunos minutos. La viscoelástica disminuye las presiones del cuerpo.

Plumón: empleado en los respaldos; aunque tiene un elevado costo y se deforma, es natural y muy confortable. A veces hay que reubicarla para darle forma.

Colores de un sofá según la decoración y estilo

Al elegir el color de un sofá es importante considerar los siguientes aspectos:

Area destinada para el sofa.

Este punto es básico al momento de escoger el color del sofá; si el espacio es pequeño, lo ideal sería colores pastel, beige o gris claro, que dan la impresión de mayor tamaño. Y mejor aún si son colores puros, sin estampados.

Los colores con tonalidades más fuertes u oscuras son recomendados para grandes áreas o lugares abiertos; aquí si puedes optar por estampados para hacer más llamativo tu sofá.

Iluminación

La cantidad de luz incide proporcionalmente en los tonos de los colores; si el ambiente tiene poca luz, elige colores claros que aporten brillo al espacio; en contraste, si el área está dotada de suficiente luz natural o artificial, los tonos oscuros quedarán muy bien.

Usos del sofá

Dependiendo de la cantidad de personas que haya en el hogar, especialmente si hay niños, mascotas o si las personas permanecen todo el día en casa o fuera de ella, se debe optar por un sofá práctico y que se adapte a las necesidades de sus usuarios.

Si no hay mucho riesgo de que el sofá se ensucie o manche constantemente, adquiere uno con tonalidades claras; por el contrario, si es a prueba de niños, elige uno de tonos oscuros como marrones, negros o con estampados, que disimulen las manchas.

Materiales

Aunque actualmente las fibras de los materiales pueden teñirse en cualquier color, hay materiales que vienen en su estado natural y con tonos característicos.

Por otra parte, como las tendencias decorativas son cambiantes, hoy día es común encontrar desde un sofá de piel en tonos marrones o negros hasta los de terciopelo en verde botella o rosa.

Tipo de decoración

Debes elegir un color de sofá que combine con el resto de la decoración de tu vivienda. Por ejemplo, el estilo nórdico, nos inspira a utilizar colores neutros como gris claro, blanco o beige en sus distintas tonalidades.

Cubierta lisa o estampada

Esto dependerá del papel que quieres que juegue tu sofá en la decoración; los estampados lo harán resaltar, logrando protagonismo, mientras que los lisos lo hacen pasar un poco desapercibido. También, puedes hacer combinaciones con dos o más colores o incluso, colocar cojines en colores que contrasten con el tono del sofá.

Tipos de sofás

Una clasificación común de sofás, se menciona a continuación:

Sofá en línea

Son los más conocidos y vienen con dos o tres asientos. Se acoplan a cualquier área o ambiente, principalmente en salas, dormitorios o espacios de recepción de oficinas. Se pueden ubicar uno de dos asientos con otro de tres o combinar con un sillón, cuando se tienen varios invitados.

Sofá en L

Uno de los lados es más largo, por lo general formado por tres + dos asientos. Recomendado para salas grandes y como divisor de ambientes, evitando usar estanterías. El lado más largo, debe ir contra la pared para que permita la circulación de las personas.

Sofá chaise longue

O silla larga, es un sofá que tiene una extensión en uno de sus asientos para recostarse confortablemente. Ocupan mayor espacio por lo que se usan en lugares amplios. Puede servir de cama, para estirar las piernas y descansar.

Sofá esquinero

Para familias grandes, es similar al L, solo que los dos lados son del mismo largo. Se usan tanto en salones grandes como pequeños.

Sofá modular

Son muy prácticos, se dividen en piezas individuales, adoptando diversas formas de acuerdo a la necesidad. Pueden venir o no con brazos y respaldo; también se usan como mesita o descansa pies.

Sofá Chester o Chesterfield

Tiene brazos curvos y respaldo bajo, tapizado con acolchado y botones ubicados geométricamente (capitoné continuo). Para estilos clásicos; se consiguen en terciopelo, polipiel, cuero y tela. Es rígido y poco cómodo.

Sofá cama

Multifuncional, sirve para sentarse y para dormir. Ideal para espacios pequeños o para recibir invitados.

Sofá con depósito

Perfecto para pequeños espacios. Ayuda a mantener el orden, tiene un espacio para guardar mantas o hasta juguetes.

Sofá ergonómico

Tienen asientos ampliables y respaldo reclinable, adaptados a lo que quieres hacer como ver TV, conversar o dormir. Algunos traen incorporado un sistema masajeador. Traen mecanismos manuales o mecánicos, relajan músculos y mejoran la circulación sanguínea.

¿Cómo elegir un sofá para toda la vida?

Aquí te dejamos algunos consejos para que tu sofá te dure por siempre:

Sitio y modo de colocar el sofá

Dependiendo del espacio, colócalo junto a la pared o como mueble divisorio. Poco espacio, sofá en L, pegado a la pared. Mucho espacio, colócalo en U o como separador de espacios. ¿Un rincón tranquilo? Un sofá en U en una esquina.

Espacio destinado al sofá

Saca la medida de tu sofá midiendo la pared donde lo ubicamos y réstale 90 cm., para colocar mesitas o poder caminar. Si hay poco espacio, escoge uno de dos cuerpos y un sillón.

Tamaño del sofá

Depende del tamaño de las personas que lo usarán; por ejemplo, para alguien con 1,70 de alto, el sofá deberá tener de 75 a 90 cm de profundidad y ser de una altura entre 80 y 90 cm. Los apoyabrazos entre 10 y 20 cm.

Puestos o plazas

Los sofás love seat tienen dos plazas y miden de 1,50 a 1,90 cm. El de tres puestos entre 2 y 2,5 m y los de cuatro y cinco plazas miden más de 40 m2 y se recomiendan para salones grandes.

Empleo que le darás al sofá

Pregúntate: ¿Es para una o varias personas? ¿Lo usarán los niños? ¿Recibes pocas o muchas visitas? ¿Tienes mascotas? De acuerdo a las respuestas debes elegir el sofá.

De cualquier modo, escoge materiales de buena calidad y fácil de limpiar. Muy útil tomar en cuenta los multifuncionales como los sofá cama que te sacarán de apuros cuando tengas invitados a dormir.

Ahora ya tienes información acerca del sofá adecuado para tu espacio; elige el que mejor se adapte a tus necesidades y gustos y ¡a disfrutar de estos funcionales muebles!




Solicita
Info.
Solicita
Información
¿Cómo llegar?
¿Cómo llegar?